En este artículo descubrirás qué es una casa pasiva o passivhaus, en qué se diferencia de la construcción tradicional y cuánto cuesta una passivhaus.

Nuestro estudio de arquitectura desarrolla parte de su actividad en Cantabria, por ello los ejemplos que utilizaremos en este post serán casos adaptados a esta Comunidad Autónoma. De todas formas, lo que se describe a continuación es válido para una casa pasiva tanto en Cantabria como en Galicia o cualquier otro lugar.

Lo que encontrarás en este post:

¿Qué es una casa passivhaus? ¿Qué es un edificio passivhaus?

Una casa passivhaus es una edificación en la que las estrategias pasivas y activas de eficiencia energética están totalmente optimizadas para limitar la demanda y el consumo de energía durante el uso del edificio.

Es decir, una vivienda passivhaus o edificio passivhaus es aquel en el que el consumo de energía disminuye drásticamente gracias al cumplimiento del estándar passivhaus. Esto se traduce en conseguir una vivienda más confortable, ahorro a final de mes y un beneficio medioambiental.

El término passivhaus, passive house o casa pasiva surgió a finales de los años 70 y proviene del alemán. Desde entonces se han definido una serie de criterios que tienen en cuenta las características climáticas, las leyes de la física de los edificios y también los materiales para conseguir que una casa necesite un consumo energético mínimo para generar confort.

Cada vez es más habitual encontrar este tipo de construcciones en países como Alemania o Estados Unidos. Sin embargo, las passivhaus en España también son una tendencia al alza.

Características de las casas passivhaus: ¿en qué se diferencian?

Passivhaus-post-imagen2

En la arquitectura passivhaus encontramos dos tipos de estrategias diferentes para conseguir que la demanda de energía tienda a cero.

Las estrategias pasivas tienen que ver con conceptos de arquitectura bioclimática y sostenible; mientras que las estrategias activas están relacionadas con instalaciones eficientes.

En la construcción passivhaus ambas estrategias se incorporan al proceso de diseño desde las fases iniciales, para responder de la manera más eficiente y adecuada al lugar en el que se va a construir la edificación.

En el caso de Datum Arquitectura, estas estrategias también tienen que ver contigo y tu familia; porque como te contamos en nuestro primer post, una casa pensada específicamente para vuestro uso es la mejor forma de ajustar todas las estrategias.

Una casa pasiva es una vivienda que cumple un estándar de confort muy elevado, ya que están diseñadas para satisfacer una temperatura interior de 20°C en invierno y un máximo 25°C en verano, asegurando una adecuada ventilación.

Por otro lado, también cumplen un estándar de eficiencia energética muy exigente, ya que garantizando este confort interior debe cumplir con los siguientes criterios principales:

  • Demanda de calefacción menor a 15KWh/m2año.
  • Demanda de refrigeración menor a 15KWh/m2año.
  • Las infiltraciones de aire no controladas a través de la envolvente del edificio deben ser menores a 0,6 renovaciones del volumen total de aire interior por hora.

Una vez explicado qué significa passivhaus, te contamos con más detalle los requisitos que deben cumplir este tipo de proyectos y cómo funciona la passivhaus.

Passivhaus paso a paso: Estrategias pasivas y activas para conseguir una casa passivhaus

Passivhaus-post-imagenrequirements

La dinámica habitual de un proyecto bien resuelto ya contempla varias de las estrategias que comentaremos ahora, pero en el desarrollo de un proyecto passivhaus es obligatorio incorporar estas estrategias y cuantificarlas mediante cálculos y simulaciones.

Estrategias pasivas de arquitectura sostenible en una construcción passivhaus

Las casas o edificios pasivos que obtengan la certificación passivhaus deben cumplir:

  • Excelente aislamiento térmico

A través de la envolvente de los edificios es por donde se producen la mayor parte de las pérdidas energéticas. Estas pérdidas se deben a la transmisión de calor entre el interior y el exterior.

En consecuencia, resulta crucial abordar este flujo energético y limitar estas pérdidas. En una casa pasiva la transmitancia de los cerramientos está calculada para cumplir con el objetivo de que la cantidad de energía que se pierde sea mínima.

La transmitancia es la cantidad de energía que atraviesa un cuerpo durante un tiempo determinado. Por lo tanto, para mantener un ambiente confortable dentro del hogar y disminuir el consumo de energía, en las passivhaus se busca un aislamiento con una transmitancia térmica baja.

  • Alta hermeticidad

Otro aspecto muy importante a la hora de mantener la temperatura del aire interior es prestar atención a las pérdidas energéticas por infiltraciones de aire no controladas. Las pérdidas en este caso se producen por la entrada no controlada de aire frío del exterior, y también, por la salida de aire caliente hacia el exterior.

Estas infiltraciones son especialmente relevantes en cajas de persianas, ventanas, puertas, enchufes en la cara interior de las fachadas, etc. Por ello, las ventanas passivhaus suelen constar de dos o tres vidrios, dependiendo de las condiciones climáticas de la zona.

Tanto los vidrios para passivhaus como las persianas para passivhaus deben ser cuidadosamente elegidos atendiendo a su transmitancia térmica, que será la más baja posible.

  • Optimización de las ganancias solares

La mayor parte del aporte energético necesario en la calefacción para una passivhaus proviene de la radiación solar que se capta a través de las ventanas. Un recurso renovable ¡y gratuito!

Durante el invierno, uno de los factores clave en una passivhaus es la maximización de las ganancias térmicas solares a través de la orientación y el tamaño de los elementos traslúcidos. En la otra cara de la moneda, las ventanas también son uno de los puntos débiles por los que perdemos energía cuando no reciben radiación solar.

Debido a este fenómeno, las passive house cuentan con ventanas de alta calidad para asegurar unas transmitancias energéticas bajas a través de ellas, mientras que permiten el paso de la radiación solar.

Asimismo, una casa pasiva debe tener en cuenta la protección solar durante el verano para crear zonas de sombra que eviten el sobrecalentamiento interior. Ya que como venimos contando, este tipo de viviendas pierden poca energía a través de cerramientos o ventanas; y si se sobrecalientan, llevará más tiempo refrescarlas.

  • Inercia térmica de los materiales utilizados para una passivhaus

Una parte complementaria de la optimización de las ganancias solares es el hecho de acumular energía y liberarla cuando la temperatura ambiente descienda.

Las superficies con una masa y densidad apropiada pueden almacenar la radiación solar que incide sobre ellas.

Esta acumulación de energía se prolongará durante el tiempo en el que la radiación solar incide sobre un determinado material, el cuál comenzará a liberar calor una vez deje de recibirlo.

Este desfase entre acumulación y liberación de energía depende de las propiedades físicas de los materiales, pero generalmente, corresponde con la acumulación durante el día y la liberación durante la noche, que es precisamente cuando es necesario un aporte de calor en las viviendas.

Del mismo modo esta estrategia es válida durante épocas calurosas, ya que la inercia térmica amortigua aumentos rápidos de la temperatura interior, manteniendo de este modo tan natural un ambiente fresco.

  • Ventilación natural cruzada y estratificada

La ventilación natural cruzada es un aspecto necesario a la hora de diseñar una casa pasiva. Tanto es así, que todas las estancias vivideras deben contar con ventanas que los usuarios puedan abrir.

Igualmente, la disposición de las ventanas debe estar estudiada para crear corrientes de aire, pudiéndose reforzar esta estrategia mediante chimeneas de ventilación para conseguir una ventilación estratificada natural.

  • Estudio y minimización de puentes térmicos

Los puentes térmicos son discontinuidades en la composición de las capas de los sistemas constructivos que forman las fachadas de los edificios; es decir, zonas en la envolvente del edificio donde el efecto del aislamiento térmico varía, generalmente disminuyendo su efecto. 

A través de estos puntos se producen variaciones en las transmitancias de los muros y, por consiguiente, se da lugar a zonas en las que podemos encontrar elementos fríos por los que se escapa el calor del interior.

En una casa passivhaus o edificio passivhaus estas discontinuidades se evalúan individualmente para eliminar los puentes térmicos o para asegurar que no representan una merma de las prestaciones térmicas de la envolvente.

Las estrategias pasivas en una construcción passivhaus representan aquellas que una vez instaladas, cumplen su función de manera natural, sin necesidad de ayuda externa.

Sin embargo, en una casa pasiva es necesaria la combinación de las estrategias descritas anteriormente con otras estrategias activas, que deben tener en cuenta los arquitectos passivhaus.

Estrategias activas a tener en cuenta en el diseño de casas pasivas

Por otro lado, las estrategias activas a considerar para cumplir con el estándar passivhaus son:

  • Ventilación mecánica controlada con recuperador de calor

Si uno de los problemas principales de ventilar adecuadamente abriendo las ventanas o de las infiltraciones de aire no deseadas eran las pérdidas energéticas, las viviendas passivhaus eliminan prácticamente este problema.

En una casa pasiva no es necesario abrir las ventanas para disfrutar de una correcta ventilación de la vivienda.

Esto se debe a que es posible realizar una ventilación mecanizada y controlada a través de un sistema que cuenta con un recuperador de calor.

Este sistema recupera el calor del aire viciado que se extrae de la vivienda (a la misma temperatura que el ambiente interior) y lo utiliza para calentar el aire fresco que se capta del exterior (a una temperatura más fría).

Por ejemplo, si se quisiera construir una passivhaus en Cantabria (concretamente en Santander) hay que tener en cuenta que la temperatura media en Santander en el mes más frío es de 9°C.

Por tanto, si tenemos un recuperador de calor con una eficiencia del 85% y la temperatura interior es de 20°C según los requisitos passivhaus, esto significa que el aire limpio exterior entra en la vivienda a una temperatura de 18,35°C.

Como resultado, el sistema de calefacción sólo tendría que cubrir la diferencia de temperatura necesaria para mantener los 20°C interiores, es decir 1,65°C.  Lo que supone un ahorro considerable de energía e importe en las facturas a final de mes.

  • Climatización y agua caliente sanitaria (ACS)

Una casa pasiva no determina ningún sistema de climatización o ACS específico, por lo que esta decisión debe ser tomada una vez esté definida la potencia necesaria para climatizar la casa, cuáles son las preferencias del usuario, la disponibilidad de tecnologías, etc.

Es posible climatizar una vivienda passivhaus a través de aerotermia, geotermia, baterías, suelo radiante, radiadores, estufas eléctricas, bomba de calor, biomasa, gas, FCU, etc.

La misma situación se da en el caso del ACS, cualquier tecnología es igualmente válida.

Obviamente, en Datum siempre intentaremos ver cuál es la energía más limpia que puede encajar en tu proyecto.

  • Incorporación de otras fuentes de energía renovable

Algunas fuentes de energías renovables ya se han expuesto en relación con la climatización.

Otras que pueden complementar bien el sistema general de una passivhaus podrían ser la energía solar térmica o la energía solar fotovoltaica, especialmente si se cuenta con un punto de carga para vehículos eléctricos.

El diseño de un proyecto passivhaus depende de varios factores tales como la ubicación, el clima de la zona, los recursos y los gustos de la persona, etc. Por ello, si tienes en mente construir un hogar passivhaus y quieres conocer tu caso en particular, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo.

Beneficios de una casa passivhaus frente a una casa tradicional

Passivhaus-post-imageninterior

A lo largo de este artículo hemos mencionado algunos de los aspectos positivos que ofrecen las passivhaus. A continuación, las enumeramos con más detalle:

Confort de temperatura del aire interior y de las superficies

La temperatura operativa es aquella que percibimos los usuarios, y es la combinación de la temperatura del aire y la temperatura radiante.

La temperatura del aire es la temperatura que podemos medir con los termómetros, mientras que la temperatura radiante es la temperatura de las superficies que nos rodean.

En una casa pasiva se dan dos factores que resultan en un confort de temperatura interior muy elevado:

  • El primero es que las viviendas están diseñadas para mantener la temperatura del aire a 20°C en invierno, y por debajo de 25°C en verano.
  • El segundo es que el aislamiento de la envolvente del edificio está bien resuelta, de esta forma se consigue que la temperatura de las superficies interiores (temperatura radiante) sea próxima a la temperatura del aire, y como resultado, la temperatura operativa resulta muy agradable.

Además, debido a esta envolvente bien resuelta, se evita la asimetría de planos radiantes; es decir, que una pared, ventana, suelo o techo estén mucho más fríos que el resto de las superficies, así como una temperatura del aire más uniforme desde el suelo al techo.

Passivhaus-post-temperaturaoperativa
.

Finalmente, en el caso de las casas pasivas en Cantabria se puede prescindir de sistemas activos de refrigeración en la mayoría de los casos, gracias al clima.

Esto se debe a que durante las épocas cálidas la temperatura nocturna baja lo suficiente como para que la ventilación natural sea efectiva; sin embargo, no está demás considerar la preinstalación de estos sistemas debido a las perspectivas de aumento de temperatura por efecto del cambio climático.

Ventilación adecuada: Aire interior de alta calidad sin corrientes molestas y ¡olvídate del polvo!

La ventilación mecánica controlada mantiene un caudal de renovación de aire acorde con el número de usuarios y el tipo de estancia.

Además, las velocidades del aire se mantienen siempre por debajo del umbral de percepción de los usuarios, excepto que en épocas calurosas se quieran aumentar para mayor renovación del aire o simplemente se quiera para sentir una corriente refrescante.

Por otro lado, una de las ventajas de realizar esta renovación de aire en una casa pasiva a través de una máquina de ventilación es que el aire está filtrado.

Esto supone grandes ventajas en el caso de personas alérgicas e incluso nos puede ahorrar tiempo de limpieza, ya que muchas partículas quedan retenidas en el filtro y, por tanto, la cantidad de polvo es muchísimo menor que si únicamente se ventilase la vivienda abriendo las ventanas.

Otro aspecto muy importante en la calidad del aire es la concentración de CO2, gas radón, formaldehídos, COVs... Además, desde el coronavirus se ha revelado la importancia de un aire limpio y renovado frecuentemente como un factor decisivo de seguridad.

En el caso del CO2, su concentración debería ser menor a 1000 ppm según la norma UNE 100-011-91 y menor a 900 ppm según el CTE, aunque se acepta que puntualmente pueda llegar a 1500-1600 ppm. En el caso del gas radón, su concentración media debe estar por debajo de 300 Bq/m3; e independientemente de las láminas protectoras correspondientes, la ventilación adecuada es una de las mejores medidas para asegurar que la concetración de radón se encuentra en niveles razonables. Esta medida es especialmente efectiva si la ventilación mecánica se configura para crear una ligera sobrepresión en la vivienda.

Passivhaus-post-imagen4

El modo más eficaz para garantizar que se cumplen es con una ventilación mecánica controlada de manera constante.

Para conseguir el certificado de passivhaus, se debe instalar en la vivienda la ventilación mecánica controlada. Por esto, si estás pensando construir una passivhaus en Santander, no tendrás que preocuparte por ello.

Higiene y salud – Ausencia de condensaciones y crecimiento de moho en las casas passivhaus

Una característica que se cuida especialmente en las casas pasivas es el estudio de condensaciones y el crecimiento de moho en los puentes térmicos o zonas frías.

El moho está formado por hongos. Estos hongos se desarrollan muy bien en las superficies interiores cuando la humedad relativa se encuentra entorno al 80%.

Por ejemplo, como se muestra en el ábaco psicrométrico, para una temperatura del aire interior de 20°C y una humedad relativa interior del 50%, la temperatura superficial en las paredes debería ser mayor a 12,6°C . Por debajo de esta temperatura, la humedad relativa del aire pasaría a ser del 80%; y por tanto, habría peligro de formación de hongos.

Passivhaus-post-psicrometrico

Esta es una razón de peso que justifica contar con un aislamiento bien resuelto, una ventilación adecuada y unas ventanas con una transmitancia térmica baja.

Confort acústico – La hermeticidad de las passive house minimiza los puentes acústicos no deseados con el exterior

El concepto de hermeticidad es beneficioso tanto para el comportamiento energético del edificio como para el confort acústico, ya que por donde se infiltra el aire también se propaga el sonido.

Las passivhaus como influencia positiva para tu bolsillo y para el medio ambiente  

Hasta la aprobación del Real Decreto 732/2019 de 20 de diciembre de 2019, que modificó la normativa española (CTE), la demanda energética de calefacción de una vivienda de 150m2 en Cantabria estaba limitada aproximadamente a 26KWh/m2año si el edificio se encontraba a una altura menor a 150 m.s.n.m. (Zona C) y a 40KWh/m2año si el edificio se encontraba a una altura entre 150 y 650m.s.n.m. (Zona D).

Esto implica una demanda extra de 11 y 25 KWh/m2año respectivamente respecto a una passivhaus, lo que supone consumos de energía hasta un 260% más elevados.

Passivhaus-post-comparativa

Desde la aprobación del Real Decreto no existe una limitación de la demanda, sino que existe una limitación en la energía que se pierde por transmisión a través de la envolvente del edificio. Aun así, los límites de transmisión que propone la normativa son aproximadamente el doble de los que propone el estándar passivhaus.

Además, esta nueva forma de limitar la demanda energética tiene como contrapartida que no contempla la incorporación de medidas pasivas como las ganancias de calor por radiación solar en el cómputo global.

De forma complementaria puede darse el caso de otros beneficios coyunturales, como el hecho de que algunas entidades bancarias bonifican las hipotecas de viviendas consideradas sostenibles.

Cabe decir que este tipo de ahorros tienen únicamente en cuenta el coste de inversión y las facturas de los usuarios. Sin embargo, existen también beneficios sociales y climáticos globales.

¿Es una casa pasiva más saludable que una edificación con criterios habituales?

Estrictamente, una casa pasiva o un edificio passivhaus no es por definición más saludable que una edificación que cumpla con la normativa española.

Sin embargo, es totalmente cierto que una vivienda diseñada con requisitos passivhaus tiene unos estándares más elevados en los niveles de hermeticidad y aislamiento; así como la incorporación de sistemas de ventilación mecánica controlada que filtran el aire y lo mantienen limpio. Como resultado, el ambiente interior es un ambiente muy saludable y sin riesgo de hongos.

Del mismo modo, la ventilación mecánica controlada garantiza que los niveles de calidad del aire interior sean siempre óptimos, disipando concentraciones de elementos perjudiciales para la salud como el CO2, el gas radón o componentes orgánicos volátiles.

Las personas, de manera inconsciente, tendemos a mantener niveles de ventilación por debajo de lo necesario durante las épocas frías; ya que cuando ventilamos abriendo las ventanas, las pérdidas energéticas son muy elevadas.

Además, la eficacia de esta ventilación natural depende no sólo de la disposición de ventanas sino también de la diferencia de presión atmosférica entre el interior y el exterior, por lo que no siempre resulta efectiva. Por otro lado, en una casa passivhaus la ventilación natural, las ganancias energéticas por radiación solar, la orientación, etc. están optimizadas, garantizando aspectos saludables desde el punto de vista psicológico como la adecuada iluminación de los espacios interiores, soleamiento directo, etc.

¿Cuánto cuesta una passivhaus?

Passivhaus-post-imagen5

En nuestro post sobre cuánto cuesta construir una casa, te contamos que predecir con exactitud el precio por metro cuadrado de una casa pasiva o de una vivienda tradicional es una tarea especulativa, ya que cada inmueble tiene sus particularidades y el precio depende de muchos factores.  

Una casa passivhaus es una vivienda con unas prestaciones de confort elevadas y unos consumos energéticos ajustados; es decir, es una vivienda de “alta gama” en cuanto a lo que nos ofrece como usuarios. Conseguir estas prestaciones conlleva ciertos sobrecostes respecto a la construcción tradicional.

¿Cuál es el precio por metro cuadrado de las casas pasivas en Cantabria?

Estos sobrecostes en las passive house en Cantabria suelen estar relacionados con el incremento del aislamiento, la minuciosidad en la ejecución de la hermeticidad de la vivienda, instalaciones eficientes, ventanas con menos pérdidas energéticas, instalaciones más eficientes, mayor dedicación por parte de los proyectistas, etc. y si se quiere certificar, los costes relacionados con el proceso de certificación.

Es decir, prácticamente todos los sobrecostes tienen un impacto directo en una mejora de las prestaciones de tu casa; y por tanto, todos los costes tienen una repercusión en tu bienestar.

En caso de que necesites información sobre cómo certificar una passivhaus, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo y conocer tu caso particular sin compromiso.

Sin embargo, estos sobrecostes suponen un ahorro a largo plazo en el funcionamiento de la vivienda desde el primer momento, y se proyectan hacia el futuro.

De este modo, los inquilinos de una vivienda passivhaus afrontan menos problemas ante las variaciones de los costes de la energía, y también tienen más sencillo la incorporación de energías renovables, de manera que su vivienda se convierta en un edificio de energía casi nula, incluso pudiendo generar más energía de la que se consume (energía positiva).

Los sobrecostes de una casa pasiva pueden estar entorno a un 5-15% más con respecto a los costes de una edificación tradicional.

Dicho esto, si realizamos un breve ejercicio de amortización simple, la mayoría de los sobrecostes quedan amortizados a los 10-15 años de uso de la casa passivhaus.

Obviamente este cálculo de la amortización no está considerando el valor de los beneficios asociados con el bienestar y la salud de los usuarios o el beneficio a nivel social que supone una casa con una baja demanda energética, y por consiguiente, menos contaminante.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos concluir y resumir que el precio aproximado de una casa passivhaus parte entorno a los 1200-1300 €/m2.

Datum Arquitectura, arquitectos passivhaus en Cantabria

Creemos en una arquitectura más humana, en la que el bienestar de las personas es el centro de nuestros proyectos; y también en una arquitectura sostenible, menos contaminante y que respete el medio ambiente.

En Datum somos Diseñadores Passivhaus Certificados por el Passivhaus Institut y miembros de la Plataforma de Edificación Passivhaus, y por tanto, una garantía para tu proyecto de casa pasiva.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para materializar las ideas y definir todos los detalles sobre cómo construir tu casa passivhaus en Cantabria sin ningún tipo de compromiso. ¡Estamos deseando escucharte!


Arquitecto passivhaus